Foto/Referencial.-

Texas se convirtió el miércoles en el estado más grande del país con una ley que prohíbe los abortos después de seis semanas de gestación.

Incluyó una disposición que la distingue a nivel nacional: esencialmente deja la aplicación de la ley a los particulares, quienes podrán demandar a médicos o cualquier persona que ayude a una mujer a abortar.

La ley promulgada por el gobernador republicano Greg Abbott pone a Texas en línea con más de una decena de estados que prohíben los abortos después de la detección de un latido fetal, a las seis semanas. La mayoría de los tribunales federales han bloqueado la entrada en vigor de las medidas.

Pero mientras la Corte Suprema estudia esta semana si aborda una ley de Mississippi que prohíbe el aborto después de las 15 semanas de embarazo, a los activistas les preocupa que un fallo favorable al estado pueda sentar las bases para permitir aún más restricciones al aborto.

Con Información de DLA.-

Dejar respuesta