El aniversario del primer caso del coronavirus SARS-CoV-2 en Paraguay coincide con los intentos del presidente Mario Abdo Benítez de desactivar la crisis política originada por las marchas ciudadanas que exigen su renuncia por su gestión sanitaria, con los hospitales colapsados, carentes de insumos, y sin perspectivas de una pronta vacunación de la población.

La principal medida del mandatario se anunció este sábado, con el anuncio de cuatro cambios de ministros que serán designados el lunes, lo que no ha frenado las movilizaciones pidiendo su dimisión, que para esta tarde están anunciadas se realicen frente a la residencia presidencial.

Fuente.-EFE