El empresario colombiano Álex Saab, presunto testaferro de Nicolás Maduro, asegura que el gobierno de Cabo Verde lo detuvo por “presión” de EE UU y no por una solicitud cursada por la Interpol en su contra.

“Mi detención ilegal tiene una motivación totalmente política y es patético que el gobierno de Cabo Verde haya doblado la rodilla ante EE UU”, declara a Efe Saab, de 49 años de edad, en una entrevista hecha con cuestionario remitido por escrito desde su cautiverio en Sal, donde solo tiene acceso telefónico a su familia y sus abogados.

El nombre del empresario dio la vuelta al mundo en junio de 2020, cuando fue arrestado, por sorpresa, mientras su avión hacía escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amílcar Cabral de la isla caboverdiana de Sal.

El gobierno y una corte del país africano aprobaron la entrega del supuesto testaferro, nombrado por Venezuela “enviado especial” y “representante permanente adjunto” ante la Unión Africana, si bien este apeló ante el Supremo Tribunal de Justicia de Cabo Verde.

Con todo, el empresario deposita sus esperanzas en el Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao), que este mes debe fijar posición sobre su extradición y que ya a finales de 2020 falló a favor de su arresto domiciliario, que las autoridades caboverdianas acataron muy a regañadientes.

Fuente.-El Nacional