La japonesa Naomi Osaka (3) impuso su ley al ejecutar seis saques directos y 22 golpes ganadores para imponerse a la estadounidense Jennifer Brady (22), que se estrenaba en final Grand Slam, por en un 6-4 y 6-2 que le sirvió para levantar su segundo título en el Abierto de Australia.

“No pude jugar mi último Grand Slam con público, así que ver a toda esta gente en la grada significa mucho para mí”, comentó tras cerrar una final que duró una hora y cuarto.

Osaka, que se convertirá en la número dos de la clasificación WTA, se hizo con su cuarta corona major después de sus títulos en el Abierto de Estados Unidos (2018 y 2020) y Abierto de Australia (2019).

Fuente.-EFE

Dejar respuesta