En Portland, Oregón, varios grupos de activistas realizaron eventos en la ciudad para asegurarse que la nueva administración escuche su voz sobre temas tan diversos como cuestiones ambientales, vivienda pública, inmigración o los derechos de las personas LGBT.

Identificados como activistas de Black Lives Matter (BLM por sus siglas en inglés), los manifestantes protestaron el mismo el día de la toma de posesión del nuevo presidente de EE.UU. La concentración comenzó cerca del Salón de la Revolución y terminó con un acalorado intercambio con la policía local.

Según las autoridades alrededor de 150 personas vandalizaron las oficinas del Partido Demócrata de Oregón el miércoles por la tarde, antes de que un grupo de tamaño similar descendiera al edificio federal de Inmigración y Control de Aduanas en Portland a última hora de la noche.

Fuente.-Voz de America