Los cafetaleros de Nicaragua están preocupados por una baja significativa en el arranque de las exportaciones que corresponden al ciclo 2020–2021, principalmente por el impacto de los huracanes Eta e Iota, la crisis económica y las medidas recaudatorias del estado.

La cosecha cafetalera 2019-2020, que terminó en septiembre del año pasado, cerró con buenos resultados logrando un ingreso adicional superior a los 12 millones de dólares con respecto a la anterior.

Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, explicó a la Voz de América que desde el inicio del año cafetalero en octubre hasta la fecha, el rubro ha experimentado una caída del 40% en el volumen de sus exportaciones y del 34% en la generación de divisas en comparación con 2019-2020.

Fuente.-Voz de América