El heredero de Samsung, Lee Jae-yong, fue condenado el lunes en Seúl a dos años y medio de prisión por un caso de corrupción, lo que deja al gigante surcoreano de la tecnología sin su principal responsable.

Oficialmente, Lee Jae-yong es el vicepresidente de Samsung Electronics, el líder mundial en la fabricación de teléfonos inteligentes y chips de memoria.

Pero en realidad, es él quien ha asumido la dirección del conglomerado desde que su padre Lee Kun-hee, el arquitecto del despegue mundial del grupo, dimitió por problemas de salud. El patriarca murió en octubre.

Samsung es, con mucho, el más grande de los imperios industriales familiares que dominan la 12ª economía más grande del mundo.

Fuente.-El Nacional