Con una ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos en Bogotá cercana al 92%, cifra similar a la de ciudades como Medellín, Cali y otras regiones del país, Colombia se enfrenta a un segundo pico de la pandemia de COVID-19, lo que ha obligado al gobierno nacional y a las autoridades locales a endurecer las restricciones en busca de frenar la alta tasa de contagios con el virus que enfrenta el país desde la última semana de diciembre.

Según expertos el incremento obedece al relajamiento de la población en las medidas de bioseguridad y las aglomeraciones producto de las festividades de Navidad y fin de año.

En la capital del país rige desde la semana pasada la cuarentena estricta para tres localidades, mientras que ayer martes, la restricción total de la movilidad inició para otras tres zonas, medidas que se extenderán hasta el 21 de enero. Así mismo sigue vigente el pico y cédula y desde la anoche del lunes se decretó el toque de queda para toda la ciudad.

Fuente.-Voz de America

Dejar respuesta