Las unidades de cuidado intensivo de los principales hospitales de Perú están o se acercan al colapso tras las fiestas de fin de año, reflejando preocupaciones más amplias sobre la capacidad de la salud pública regional en momentos en que Latinoamérica lucha por abastecerse de vacunas contra el COVID-19 de forma adecuada.

Si bien el número de contagios se encuentra por debajo del pico alcanzado el año pasado, la escasez de recursos, trabajadores de la salud agotados y un reciente repunte de casos graves está golpeando a sistemas de salud ya de por sí en dificultades desde Chile a México, dicen funcionarios.

En Bolivia, largas filas de pacientes que buscan que se les realice una prueba de COVID-19 se extienden a lo largo de la calle de un complejo hospitalario en La Paz, sede del Gobierno del país andino, generando temores de más contagios en medio del caos.

Fuente.-Reuters

Dejar respuesta