En noviembre de 2020, el príncipe Harry y Meghan Markle intentaron participar del tradicional homenaje que, cada año, la familia real hace a los soldados caídos de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, no pudieron lograrlo: fuentes especializadas revelan que, tras haber abandonado sus puestos en la corona británica, la reina Isabel II les habría negado el acceso a la ceremonia.

Para la realeza, el Día del Armisticio es una fecha muy especial. Se trata de una jornada de noviembre en la que se honra a los soldados de la Commonwealth caídos durante el enfrentamiento bélico que ocurrió entre 1914 y 1918.

Fuente.-El Nacional

Dejar respuesta