Millones de estadounidenses perdieron sus prestaciones por desempleo el sábado después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se negó a promulgar la ley de un paquete de ayuda y gastos por el coronavirus por 2,3 billones de dólares, alegando que no es suficiente para ayudar a los ciudadanos.

Trump sorprendió a republicanos y demócratas cuando dijo esta semana que no estaba satisfecho con el proyecto de ley, que aporta 892.000 millones de dólares de ayudas contra el impacto del coronavirus, incluyendo la extensión de los subsidios especiales de desempleo que expiran el 26 de diciembre, y 1,4 billones de dólares para el gasto normal del gobierno.

Sin la firma de Trump, cerca de 14 millones de personas podrían perder esos subsidios adicionales, según datos del Departamento de Trabajo. El cierre parcial del gobierno comenzará el martes a menos que el Congreso pueda acordar un proyecto de ley de financiación estatal antes de esa fecha.

Fuente.-Reuters