El árbol de Navidad luce distinto para los visitantes al Rockefeller Center este año, empezando con la ceremonia de encendido de las luces del miércoles.

Lo que suele ser una escena caótica y repleta de turistas durante la época navideña, se convirtió en una zona de uso obligatorio de mascarillas y distanciamiento social debido a la pandemia del coronavirus.

Las luces navideñas del árbol, un abeto noruego de 23 metros (75 pies), se encendieron el miércoles en un evento que fue transmitido por televisión pero cerrado al público. La transmisión utilizó actuaciones grabadas previamente por parte de cantantes de la talla de Kelly Clarkson y Dolly Parton, y las tomas de televisión de las calles aledañas mostraron que la zona estaba prácticamente vacía.

Fuente.-Voz de America