Le dispararon desde fuera, sus consabidos rivales, negados a la tradicional práctica de concesión de los primeros 100 días de cada gobierno pero también los de dentro, que con impericias fallaron los blancos en mira.

Luis Abinader vivió en la intención de aplicar una reforma fiscal y en el escándalo de su ministra de la Juventud, Kimberly Taveras, los momentos más calientes de una novel administración que cumple tres meses y una semana.

Así, con una pandemia al acecho, una población irritada por las medidas de distanciamiento y serios pulsos para nombrar una nueva Junta Central Electoral, el presidente Abinader arriba mañana a sus primeros 100 de gobierno.

Fuente.-listindiario