Diego Jiménez tuvo que caminar cinco kilómetros con su niña con cáncer en brazos para poder ingresar a su provincia de Santiago del Estero, en Argentina, debido a que un oficial les pedía un permiso especial para poder entrar a esa jurisdicción en automóvil.

La familia de la menor de edad había viajado a Tucumán a una cita médica; sin embargo, a su regreso le fue imposible ingresar a su ciudad.

“Llegamos a Tucumán a las 8:00, nos atendieron en el hospital y luego pasamos por la terminal, donde nos tomaron los datos. Luego pagamos el peaje y cuando quisimos entrar a Las Termas, el oficial nos pedía un pase de emergencia. Mi hija lloraba y estaba con un shock de nervios”, contó Carmen, la mamá de Milagros, a La Gaceta.

Fuente.-El Nacional

Dejar respuesta