Grace Yarango tiene solo 18 años pero ya ha sido parte de un movimiento que ayudó a tumbar a un presidente. Ahora, ella y muchos peruanos que pertenecen a la generación Z y los ‘millennials’ buscan objetivos mayores: cambios a la Constitución y reformar un Congreso altamente desprestigiado.

Esta nueva generación de peruanos -llamados la “generación del bicentenario” en referencia al aniversario de la independencia que se viene el próximo año- fue una fuerza crucial en las protestas recientes que llevaron al presidente interino del país a renunciar el último domingo.

La asunción de Francisco Sagasti en su reemplazo, un legislador de centro, ha restaurado un poco de calma, pero la crisis ha despertado un enfado prolongado hacia la clase política tradicional del país y la corrupción rampante.

Eso podría llevar a que Perú siga los pasos de su vecino Chile, que está reescribiendo su Constitución como resultado de fuertes protestas el año pasado.

Fuente.-Reuters

Dejar respuesta