Bolivia avanza en la reactivación de las actividades económicas, mostrando casi un retorno a la normalidad, sin embargo el peligro que representa el COVID-19 no se ha ido.

La Voz de América constató que muchos bolivianos dejan cada vez más de lado las medidas de bioseguridad y el distanciamiento social recomendados para evitar la propagación de contagios.

“Ese criterio de cuidarnos todos, primero en casa, después cuando salimos y en la comunidad estamos en riesgo de tener un rebrote”, explicó a la VOA el epidemiólogo, Arturo Quiñones.

El Hospital del Norte, en el centro de Bolivia, fue habilitado para recibir pacientes con COVID-19. El director José Luis Hidalgo explicó cómo se preparan en caso de una segunda ola de contagios.

Fuente.-Voz de América

Dejar respuesta