La campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió este jueves a un tribunal federal que detenga el conteo de todos los votos en Pensilvania, y se anotó un pequeño triunfo cuando otra corte ordenó mantener separadas algunas papeletas en ese estado.

La nueva demanda de Trump, la séptima que ha presentado hasta ahora en estados clave en las elecciones, está relacionada con otra querella que interpuso este miércoles, para conseguir que los observadores de su campaña pudieran supervisar más de cerca el conteo de votos en Pensilvania.

Una corte estatal de Pensilvania dio este jueves la razón al presidente y pidió que se permitiera a esos observadores acercarse más a las mesas donde se lleva a cabo el cómputo, pero la campaña de Trump denunció horas después que no se les estaba garantizando ese acceso.

Fuente.-El Nacional