Migrantes venezolanos con máscaras faciales debido al brote de (COVID-19) caminan por una carrtera en su viaje de regreso a Colombia después de que los sectores económicos fueron reactivados, cerca a la ciudad de Bucaramanga, Colombia, 30 de octubre, 2020. REUTERS/Natalia Ortiz NO REVENTAS. NO ARCHIVO

Evadiendo las patrullas de las Fuerzas Armadas, atravesando ríos, desafiando las bajas temperaturas de los Andes, aguantando hambre y sin dinero en los bolsillos, cientos de venezolanos pasan a diario la frontera de regreso a Colombia en busca de un mejor futuro, pese a que la pandemia de COVID-19 continúa.

Aunque Colombia cerró desde marzo sus fronteras terrestres y fluviales como parte de las medidas para contener la expansión del coronavirus, los venezolanos que habían regresado a su país al comienzo de la pandemia o antes, comenzaron el largo y difícil viaje de retorno.

Las autoridades migratorias estiman que unos 115.000 venezolanos regresaron a sus hogares desde abril a causa de la pandemia.

Pese al cierre y a los controles del ejército, la policía y las autoridades migratorias, la porosa frontera de 2.219 kilómetros entre Colombia y Venezuela no representa un mayor obstáculo para los emigrantes que deciden regresar, muchos de ellos con sus familias.

Fuente.-Reuters