Las agencias de ayuda de la Organización de Naciones Unidas (ONU) están organizando una gran operación en apoyo a las decenas de miles de damnificados por la devastadora explosión del martes, que arrasó con el corazón de la capital del Líbano, Beirut.

Los últimos informes sitúan el número de muertos en 150, con más de 5.000 heridos.

La ONU ha dispuesto millones de dólares de su fondo de emergencia. También ha enviado equipos de búsqueda y rescate a Beirut para intentar encontrar a más sobrevivientes entre los escombros, así como personal para evaluar las necesidades y coordinar las operaciones de socorro de sus agencias de ayuda afiliadas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha enviado más de 2.000 kits de intervención quirúrgica y de trauma, así como medicamentos y equipos médicos.

Fuente.-Voz de America.-