Diversos estados australianos reforzaron el martes las restricciones al movimiento entre sus fronteras y limitaron las visitas a los bares, mientras que Disney se preparaba para cerrar su parque temático de Hong Kong y Japón intensificó el rastreo de contactos al aumentar los nuevos casos de coronavirus en toda Asia, lo que avivó los temores de una segunda oleada de infecciones.

Muchas partes de Asia, el primer continente en sufrir brotes del nuevo coronavirus que comenzó en el centro de China a finales del año pasado, están viendo motivos para detener la reapertura de sus economías, algunas de ellas incluso después de haber recibido elogios por sus respuestas iniciales a la pandemia.

Australia evitó en gran medida registrar unas cifras elevadas de casos y víctimas mortales como las de otros países gracias a la rápida adopción de medidas estrictas, pero un aumento de los casos transmitidos entre los habitantes del estado de Victoria y un incremento de los nuevos casos en Nueva Gales del Sur han aumentado la preocupación de las autoridades.

Fuente.-