Imagen de archivo de columnas de humo levantándose sobre tierra deforestada en la selva amazónica en Porto Velho, estado de Rondonia, Brasil. 24 de agoto, 2019. REUTERS/Ueslei Marcelino/Archivo

Aproximadamente una quinta parte de la Amazonía brasileña ha sido despejada en los últimos 50 años, ya que el país pasó de ser un importador de alimentos a una potencia agrícola mundial. En términos de maíz, Brasil es ahora el segundo mayor exportador del mundo, después de Estados Unidos.

Pero la tala, que también incluye más de la mitad de la vegetación natural en la vasta sabana del Cerrado al sureste del Amazonas, ha hecho que la región tenga mayores temperaturas. Ese calor está asociado con menores rendimientos de maíz, informaron los investigadores en la revista científica Nature Sustainability.

“El paisaje se está volviendo mucho más cálido de lo que debería ser”, dijo la coautora del estudio Stephanie Spera, científica ambiental de la Universidad de Richmond. “Estamos jugando tanto con el sistema que tal vez no podamos continuar cultivando, específicamente maíz”.

Los investigadores vincularon la deforestación con una caída del 5-10% en los rendimientos de maíz en la mayor parte del estado de Mato Grosso, el mayor productor de granos de Brasil. Los cultivos de soja, que tienden a ser más resistentes al calor, no se vieron significativamente afectados, dijo Spera.

Los especialistas usaron simulaciones por computadora para ver cómo varios escenarios de deforestación afectaron las condiciones climáticas locales y el rendimiento de los cultivos, y los compararon con cómo habría sido la situación si no se hubieran cortado los árboles.

El estudio encontró que las condiciones en 2016 incluían ocho “noches calurosas” más al año, con temperaturas nocturnas superiores a 24 grados, que si el bosque hubiera permanecido intacto. Esas temperaturas nocturnas más altas pueden dificultar el desarrollo del maíz.

Fuente.-Reuters

Dejar respuesta