Foto Cortesía.- Médicos sin fronteras

En Haití, donde el acceso al agua limpia es complicado y falta educación, niños y niñas scouts salen a la calle con lavabos portátiles para permitir que los transeúntes se laven las manos y enseñarles la importancia de evitar el coronavirus.

Los haitianos temen que su densamente poblado país pueda verse especialmente afectado por la pandemia, dada la falta de infraestructura de saneamiento y unos servicios de salud ya superados.

Las autoridades declararon la semana pasada el estado de emergencia, cerraron fronteras, escuelas y lugares de culto, después de detectar los dos primeros casos de coronavirus. El recuento oficial ha aumentado a seis.

Fuente: Reuters.-

Dejar respuesta