Foto/Cortesía.-

Las cifras que se manejan en los casos de corrupción de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) son escandalosas. Cada vez que se conoce algún delito específico, que en su mayoría son investigados por otros países, se reporta el robo de miles de millones de dólares que pasaron de los fondos del estado a cuentas privadas en un sinfín de bancos en todo el mundo, que en muchos casos, activaron economías.

Es que desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999, comenzó el deterioro progresivo, paulatino y acelerado de, hasta ese momento, la principal industria del país, ejemplo de calidad a nivel mundial, y digno integrante de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Trabajadores de la industria con más de 15 años de experiencia recuerdan con estupor cómo comenzaron a conocerse hechos de corrupción desde la presidencia de Rafael Ramírez, quien fue un aliado fiel de Hugo Chávez, por lo que gozaba de toda su confianza.

“Hechos como los denunciados con la familia (Rafael) Ramírez y (Diego) Salazar. El caso del fondo de jubilaciones; el cobro de comisiones por pago de facturas; adjudicación de contratos bajo la modalidad directa saltando lo establecido en la Ley de Contrataciones Públicas. Los casos de corrupción con la Gerencia de Salud, muchos de los cuales se han denunciado, incluyendo el último que además dejó a los trabajadores sin seguro médico” asegura un exempleado de la empresa que solicitó mantener en el anonimato.

Diario Las Américas/.-