Foto/Cortesía.-

Mientras China intenta retomar sus actividades tras el largo receso por el Año Nuevo Lunar, analistas y banqueros revisan sus estimaciones del impacto económico del coronavirus, que ha golpeado los negocios, retenido aviones en tierra y provocado la muerte de más de 1.000 personas.

La mayoría de los expertos cree que China afronta un impacto económico breve pero más fuerte de lo que se pensaba originalmente y que se sentirá en todo el mundo.

Sin embargo, las expectativas de cuán severa será la repercusión varían. Los profesionales de la salud y economistas afirman que lo poco preciso de los datos chinos y la falta de precedentes dificultan hacer estimaciones claras.

El Producto Interno Bruto chino podría bajar a un 4% en el primer trimestre del presente año, según Nicholas Lardy, socio senior del Instituto Peterson para la Economía Internacional. La cifra se compara con la expectativa de Pekín de un crecimiento anual del 6% antes del surgimiento del virus.

No obstante, si la cifra de nuevos casos confirmados sigue bajando, los efectos adversos sobre el crecimiento anual serán mucho menores, indicó Lardy.

Cálculos de S&P difundidos el martes sugieren que el impacto del virus podría reducir el crecimiento del PIB chino a 5.0% este año. El golpe más fuerte se registraría en el primer trimestre antes del inicio de un repunte en el período julio-septiembre.

Voz de América/.-