Foto/Cortesía.-

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, defendió el miércoles su posición crítica hacía países como Venezuela, Cuba o Nicaragua durante una sesión de presentación para candidatos a su puesto, al que espera ser reelegido.

Embajadores de varias naciones le recriminaron a Almagro haber dejado una OEA “polarizada” y dividida respecto a la crisis política venezolana y a otros gobiernos izquierdistas. Almagro respondió que en países como los tres ya mencionados hay “casos de alteración del orden constitucional” y de “gobiernos ilegítimos”.

“Eso no quiere decir que no hemos trabajado con estos países. Hemos dialogado con ellos en torno a la democratización”, respondió el diplomático uruguayo, quien destacó que en ocasiones ha visto consenso en la OEA con referencia a éstos.

Los otros dos candidatos a llevar el timón de la organización, el peruano Hugo de Zela y la ecuatoriana María Fernanda Espinosa, dijeron que la diplomacia y la negociación son la clave ante estas crisis.

Espinosa, excanciller de Ecuador y expresidenta de la Asamblea General de la ONU, durante el gobierno de Rafael Correa, aliado de Cuba, Nicaragua y Venezuela, y que enfrenta juicio por corrupción, dijo que ante conflictos políticos se deben cumplir los mandatos de la carta democrática interamericana y usar los órganos técnicos que tiene la organización, además de generar grupos de mediación.

De Zela, actual embajador del Perú en Estados Unidos, destacó que “no se puede profundizar divisiones”, en lo que pareció una clara alusión a Almagro, conocido por no tener pelos en la lengua cuando se trata de denunciar el gobierno del venezolano Nicolás Maduro.

“En síntesis, el Perú propone, con mi candidatura, una alternativa equilibrada ante perspectivas polarizadoras que están debilitando la efectividad y relevancia de la OEA como foro multilateral hemisférico”, dijo De Zela en su presentación.

Diario Las Americas/.-