Foto/Cortesía.-

El tres de enero de 2020, mientras el mundo seguía atento a una posible escalada de tensión en Medio Oriente, tras la la muerte del general Iraní Qassem Soleimani por un ataque aéreo de Estados Unidos, a miles de kilómetros de distancia, en Venezuela, el gobierno en disputa de Nicolás Maduro se reafirmaba en su apoyo a Irán.

En un comunicado, el mandatario condenaba el operativo con el que Estados Unidos terminó con la vida del hombre más poderoso de la estructura militar iraní, a la vez que transmitía sus condolencias al gobierno de Hassan Rohaní.

Las conexiones políticas entre ambos países quedaban selladas una vez más ante los ojos de la comunidad internacional. Pero si ante la luz del mundo ambos países no han dudado en mostrar su afecto mutuo, no sucede lo mismo con las posibles conexiones má allá de lo político o económico, y que el departamento de Estado de Estados Unidos lleva denunciando insistentemente desde hace años.

Según reveló la portavoz del secretario de Estado Mike Pompeo a Venezuela 360, el gobierno en disputa de Nicolás Maduro le estaría dando refugio a integrantes de Hezbolá en Venezuela.

A mediados de este mes, era el propio jefe de la diplomacia estadounidense quien aseguraba que el ejecutivo de Maduro tenía conexiones con el grupo islamista chiíta libanés, considerado como una organización terrorista por Estados Unidos.

Hezbollah, en la lista Forbe de las más ricas

Conocido como “El Partido de Dios”, Hezbolá fue fundado en el Líbano en el año 1982 como respuesta a la incursión de Israel. Con un brazo armado, y otro político que cuenta con representación en el parlamento libanés, sus efectivos paramilitares fueron entrenados, organizados y fundados desde un principio por la Guardia Revolucionaria Iraní.

De acuerdo con el departamento del Tesoro de Estados Unidos, Irán es uno de los principales financiadores de Hezbolá con 700 millones de dólares al año, que incluyen una partida en armamento militar y apoyo político.

Según Hugo Achá, experto en contraterrorismo y crimen organizado internacional, “Hezbolá es posiblemente una de las organizaciones que mejor ha comprendido la nueva forma de hacer la guerra. En ese sentido Hezbolá ha logrado tal nivel de sofisticación y presencia a nivel mundial, que puede afirmarse, sin temor a equivocarnos, de que es hoy día a la inversa. En vez de ser Irán el valedor económico de Hezbolá, es Hezbolá y su gran capacidad financiera la que hoy en día sostiene en buena medida las actividades iraníes a escala global».

VOA Noticias/.-

Dejar respuesta