Foto/Cortesía.-

Un exjugador de los Dolphins Damien Williams se convirtió en el héroe de los Chiefs de Kansas City. El running back anotó dos touchdowns en los dos últimos minutos del partido para asegurar la victoria 31-20 sobre los 49ers de San Francisco y conquistar el Super Bowl después de 50 años, la noche del domingo en el Hard Rock Stadium ante 62,417 espectadores.

El corredor había sentenciado la extraordinaria remontada de los Chiefs al recibir un pase de cinco yardas del quarterback Patrick Mahomes para un touchdown, a falta de 2:44 minutos para el final del encuentro y poner la cuenta 24-20 en ese momento.

Luego, con 1:12 minutos en el reloj, Williams se lanzó en una espectacular corrida de 38 yardas para sellar el triunfo de Kansas City.

El resultado tiene enorme impacto para los Chiefs, porque su fundador Lamar Hunt, fallecido en el 2006, bautizó el partido final de la liga como Super Bowl y su hija Norma, una de las dueñas del club, es una de las poquísimas personas en el planeta que ha presenciado personalmente los 54 juegos del Super Bowl.

Diario Las Américas/.-

Dejar respuesta