Foto/Cortesía.-

Al menos cinco cohetes tipo Katiusha impactaron este domingo en la Zona Verde de Bagdad, la parte de la capital fortificada que alberga las sedes de los principales ministerios y embajadas extranjeras, y al menos alguno habría caído en el recinto de la Embajada estadounidense.

El primer ministro iraquí, Adel Abdul Mahdi, condenó este ataque que «debilita al Estado» y «socava su soberanía y la santidad de las misiones diplomáticas en su suelo», según NINA. «Censuramos que continúen estos actos criminales e ilegales», remarcó.

El mandatario advirtió de que una escalada tiene «ramificaciones peligrosas» y podría convertir el país en un «campo de batalla». Por ello ordenó a las fuerzas de seguridad investigar el incidente para «evitar que se repita un ataque contra la Embajada estadounidense» y detener a los responsables.

«El Gobierno reitera su compromiso con la protección de todas las misiones diplomáticas y con la asunción de todas las medidas necesarias para lograrlo», apuntó.

La zona verde ha sido blanco de numerosos ataques con proyectiles desde que comenzó el año debido al incremento de la tensión entre Washington y Teherán.

Diario Las Américas/.-