Foto/Cortesía.-

La tecnología dio paso a la denominada Era Analítica en el béisbol y ahora tiene en jaque al deporte. AJ Hinch, Alex Cora y Carlos Beltrán han pagado los platos ratos. Tres mánagers despedidos en un lapso de 72 vertiginosas horas esta semana.

Las salas de video y cuevas ahora son monitoreadas por las Grandes Ligas, de la misma manera que los supervisores velan las aulas para impedir que los estudiantes hagan trampa. Los teléfonos en las bancas y bullpens también son vigilados, muestra que la oficina del comisionado quiere asegurarse de que se respetan las reglas. El año pasado se ordenó que la señal de televisión en los camerinos tenga un retraso de al menos 8 segundos para prevenir que alguien logre descifrar señales instantáneamente.

¿Se debe prohibir a los bateadores analizar sus turnos durante el juego? Desde luego, si es para detectar fallos en su mecánica. Pero al mismo tiempo podrían detectar una secuencia en los dedos de los receptores para adivinar el pitcheo que recibirán.

Son algunas de las interrogantes que los ejecutivos de MLB en sus nuevos despachos en el Rockefeller Center analizan al aproximarse la pretemporada. La decisión del comisionado Rob Manfred de suspender por una temporada a Hinch y al gerente general de Houston Jeff Luhnow puso de manifiesto severas repercusiones.

Diario Las Américas/.-