Foto/Cortesía.-

La afectación de la crisis social a la economía chilena superó todas las expectativas y le asestó su mayor golpe en 10 años al arrojar este lunes una caída del 3,4 % interanual para el pasado octubre, cuando comenzaron las protestas, un dato que alerta sobre un futuro nada halagüeño.

El guarismo corresponde al Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec), que se considera un anticipo del Producto Interior Bruto (PIB), y que es el peor desde julio de 2009, cuando la economía chilena cayó un 3,5 % por la crisis de las hipotecas subprime.

EFE.-

Dejar respuesta