Una gran parte de las personas que residen en el Caribe, son empleados de la industria turística y creen que los daños del cambio climático son a largo plazo.

Pero en realidad podrían perder sus empleos como temprana consecuencia de ese fenómeno mundial.

Un análisis de la revista Forbes estimó que 2.4 millones de personas en la región caribeña ganan sus ingresos del turismo y contribuyen a su vez con más de 62 mil millones de dólares, un 15.5% del Producto Nacional Bruto.

Esas estadísticas pueden ser interpretadas como “buenas” y alejadas del desempleo.

Pero los expertos de los cambios del clima ven en las cifras una gran dependencia en el sector del ocio. Ello enciende una luz roja en la pizarra del calentamiento global.

Con Información de Traveltradecaribbean.es

Dejar respuesta