Foto/Cortesía/El ministro de Justicia y Seguridad de Brasil, Sergio Moro.

El asesinato de un guardián indígena en un violento enfrentamiento con madereros ha vuelto a estremecer la Amazonia brasileña y expuesto la delicada situación de los pueblos originarios frente a las invasiones ilegales de aquellos que desean sus riquezas.

Paulo Paulino Guajajara, de 26 años y miembro de los llamados “guardianes del bosque”, que protegen la Amazonia por su cuenta, resultó muerto con un disparo en el rostro en el ataque ocurrido anoche en la reserva Araribóia, en el estado de Maranhao, nordeste de Brasil.

EFE.-

Dejar respuesta