Foto/Cortesía.-

Radicalización de la parálisis del país, masivas protestas e intentos gubernamentales de normalizar la situación, marcaron en Haití la semana que concluye este sábado, mientras la crisis se acentúa.

El pasado domingo debutó con una multitudinaria protesta de los policías, que aunque se desmarcaron del movimiento político que desde hace meses pide la renuncia del presidente Jovenel Moïse, sí exigieron aumentos salariales, seguros y mejores condiciones laborales.

También esta semana, obreros textiles y personal de la salud colmaron las calles de esta capital con protestas antigubernamentales, y denunciaron la corrupción, además de un cambio completo al sistema neoliberal impuesto, para resolver la pobreza y la desigualdad.

Con Información de Almto.-

Dejar respuesta