Foto/Agencias.-

El servicio de ambulancias se ha convertido en una nueva víctima de la crisis política y económica de Venezuela, debido a los problemas para abastecerse de combustible y dirigirse a atender emergencias mientras la escasez de gasolina empeora.

Las enormes filas, que se extienden por kilómetros (millas) en las gasolineras, son algo común para los residentes que viven en estados fronterizos o en zonas remotas del país sudamericano, que cuenta con las mayores reservas petroleras del mundo.

Sin embargo, los socorristas en el estado montañoso de Táchira, dijeron esta semana que no pudieron atender un servicio prioritario debido al trabajo de los traficantes que llevan la gasolina de bajo precio de Venezuela a Colombia a cambio de grandes ganancias.

Con Información de INFOBAE.-

Dejar respuesta