Foto/Cortesía.-

Las cifras de robos, asaltos y homicidios en la República Dominicana siguen creciendo sin control, aunado a la incapacidad gubernamental y de las autoridades de poder frenar este flagelo que compromete y aleja el turismo en ese país caribeño.

La recientes muertes de turista este año, han surtido un efecto negativo en la industria hotelera sobre todo en la peligrosa zona de Punta Cana, donde las estadísticas revelan que al menos un turista, es asaltado diariamente en este falso destino seguro.

Con Información del Observatorio del Delito en América.-