Foto/Caracas.-

En la Venezuela actual no basta con un tener salario: la mayoría de los venezolanos deben ingeniárselas económicamente para cubrir sus necesidades más básicas. La crisis ha dado paso a un nuevo empleo: cuidar casas de personas que han salido del país.

“Se ve que fue bonita en una época lejana… muy lejana”, bromea Isabel mientras limpia apresuradamente el grueso polvo de la superficie de la cocina de una propiedad cuyos dueños salieron de Venezuela hace cinco años.

Isabel viene a esta casa cada 15 días y en cada visita la encuentra “de mal en peor”. “Dan ganas de salir corriendo. Cada vez que vengo se me hace más difícil limpiarla, pero necesito el dinero y actualmente en este negocio se gana un poquito mejor que en otros”, confiesa.

Esta antigua maestra de escuela es una de los muchos venezolanos que en los últimos tiempos se han aventurado a un nuevo negocio en pleno apogeo: cuidar casas de los propietarios que han abandonado el país en los últimos años.

Con Información de Laprensagrafica.-

Dejar respuesta