Foto/Cortesía.-

Para algunos magnates navegar en un yate de ultra lujo no es suficiente. Cuando se trata de celebrar un casamiento o un cumpleaños, pretenden alquilar un crucero para 200 amigos y familiares y que viaje por donde quiera, entre otros caprichos. Las navieras no lo discuten: ven un nicho de negocio y ofrecen sus embarcaciones al mejor postor.

En rigor no es muy diferente a los cruceros temáticos, ya sean dedicados a los vinos o a la música que ofrecen varias compañías de viajes; aunque la diferencia es que en este caso la empresa recupera el coste del alquiler de la embarcación con la venta de pasajes.

Leer más en: https://www.cerodosbe.com/es/transportes/cruceros/alquilar-crucero-lujo_644051_102.html