Foto/Cortesía.-

Personas de clase media viajan a países asiáticos donde piden limosna, tocan música a cambio de dinero o venden sus fotografías o pulseras para financiar su estancia o regresar a casas en países pobres. Se les conoce como begpackers, que es la conjugación de dos palabras en inglés, beg (pedir) y backpackers (mochileros), y en Bali están hartos de ellos.

Bali es una provincia de Indonesia, ubicada en el sudeste asiático. La isla es uno de los principales destinos turísticos del continente por su cultura, su arquitectura y sus paisajes. En esta región es común ver carteles escritos a mano donde viajeros piden dinero. Pero no piensan tolerarlo más.

El gobierno de esta provincia anunció en un comunicado oficial que ya no dará asistencia a los visitantes sin medios financieros para continuar su estancia. Setyo Budiwardoyo, jefe de inteligencia de la Oficina de Inmigración de la isla, dijo que “a los extranjeros que se queden sin dinero o que pretendan hacerse pasar por mendigos los llevaremos a sus respectivas embajadas”. Pero los infractores no enfrentarán cargos legales, únicamente serán deportados si se involucran en actividades criminales.

Con Información de Infobae.-