Foto/Agencias.-

Dos atletas estadounidenses aprovecharon las ceremonias en que recibieron sus medallas en los Juegos Panamericanos de Lima para llamar la atención sobre problemas sociales que, a su juicio, se están saliendo de control en su país.

Durante las ceremonias de premiación, el esgrimista Race Imboden puso una rodilla en tierra, mientras que la lanzadora de martillo Gwen Berry alzó un puño. Los dos deportistas podrían representar a Estados Unidos dentro de menos de un año en los Juegos Olímpicos de Tokio, donde protestas similares podrían llamar la atención de más público.

DLA|Deportes.-

Dejar respuesta