Foto/Referencial.-

María tiene cuatro años y a mediodía ha vuelto a comer tortillas con sal. Solo con sal. Esta es una muestra de la tragedia que supone la desnutrición crónica infantil en Guatemala. Una lacra que afecta a 1 de cada 2 niños menores de cinco años.

Así lo ha vuelto a recordar esta semana un nuevo informe, «La Desnutrición crónica infantil en Guatemala: una tragedia que el debate político no debe evadir», elaborado conjuntamente por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, Oxfam y la Embajada de Suecia en Guatemala.

EFE.-