Foto/Cortesía.-

La muerte del capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo enciende las alarmas de los defensores de los derechos humanos que denuncian el uso sistemático de la tortura en Venezuela. Mientras, desde el Gobierno del cuestionado presidente Nicolás Maduro afirman que actúan respetando los derechos humanos. Decenas de testimonios de familiares de opositores encarcelados hablan del uso del dolor como para obtener información o como forma de castigo. La organización Foro Penal Venezolano contabiliza más de 2.200 casos de denuncias de tortura a personas detenidas por causas asociadas a razones políticas. Este informe contiene testimonios orales que describen torturas e imágenes que podrían herir la sensibilidad del espectador.

Con Información de CNN.-

Dejar respuesta