Foto/Referencial.-

Australia le ha dado la espalda a la lucha contra el cambio climático con la reelección el pasado sábado de la coalición Liberal-Nacional, que aboga por incrementar la explotación de carbón para reducir el precio de la energía.

A la espera de que se publiquen los resultados oficiales en los próximos días o semanas, los últimos datos apuntan este martes a que la coalición puede lograr 78 escaños, lo que le permitirá gobernar sin alianzas.

Mientras, el primer ministro Scott Morrison ya ha comenzado a reunirse con su equipo para poner en marcha su agenda que incluye rebajas tributarias.

La coalición, liderada por Morrison, logró una victoria contra todos los pronósticos que el propio líder calificó de “milagrosa” y se debió en parte a los votos de las zonas mineras de Queensland, receptivas a un mensaje que privilegiaba la creación de empleo, pero que ha consternado a las organizaciones ecologistas.

EFEVERDE.-