Foto/Cortesía.-

Hace 20 años, en Venezuela la gente se refería a los autobuses del transporte público como “colectivos” o en términos laborales, se hablaba de firma de “contratos colectivos” con gremios o sindicatos. Hoy en día la palabra “colectivo” en Venezuela es sinónimo de terror, represión y violencia brutal al servicio del régimen.

La historia latinoamericana enseña que las dictaduras tienden a apoyarse en grupos irregulares para su defensa y realizar tareas sucias que comprometerían a las fuerzas armadas y cuerpos policiales, o que estos simplemente no quieren realizar. Haití, en le época de Duvallier y su hijo “Baby Doc” tuvo a sus temibles “tonton macoute”; el Panamá de Manuel Noriega contó con sus “macheteros” y “dobermans” y el gobierno de Nicolás Maduro tiende a apoyarse cada vez más en sus “colectivos”. Pero, ¿cómo el término “colectivo” pasó al ámbito político? En España desde 1985, se utiliza esa palabra asociada a la política. El recién legalizado Partido Comunista de los Pueblos de España, PCPE, crea la organización juvenil “Colectivo de Jóvenes Comunistas” y esas organizaciones, bajo el nombre de “colectivos”, se reproducen en las provincias de Asturias y Galicia.

Leer más en: https://www.infobae.com/america/venezuela/2019/05/11/historia-criminal-de-los-colectivos-chavistas-cuba-el-podemos-espanol-armas-droga-y-ultima-proteccion-de-nicolas-maduro/

Dejar respuesta