Foto/Cortesía.-

El estadounidense Tiger Woods cerró este domingo una jornada histórica, al firmar una cuarta tarjeta con 69 golpes (tres bajo par), para un total de 274 (-14), que le han permitido hacerse con el Masters de Augusta y, con ello, vestir la que es su quinta “chaqueta verde”.

A sus 43 años, catorce años después de dominar en Augustra por cuarta vez, Tiger ha vuelto a deleitar a todos, a jugar como hizo en los años que era el número 1 mundial.

Lo hizo en una jornada que inició a dos golpes, del entonces líder, el italiano Francesco Molinari, en la que alternó seis ‘birdies’ y dos ‘boggies’, y deleitando al numeroso público presente el Augusta. NO es de extrañar que tras embocar el último ‘putt’ alzase los brazos al cielo y lanzase un grito liberador.

DLA|Deportes.-

Dejar respuesta