Foto/Cortesía.-

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que acaba de cumplir 100 días en el poder, le hizo su primer guiño a los más pobres este jueves, al anunciar un “aguinaldo” para las 14,1 millones de familias que dependen de los subsidios del Estado.

El anuncio del líder de la ultraderecha confirma la manutención del programa conocido como Bolsa Familia, que fue creado en 2003 por el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva, hoy en prisión por corrupción y el mayor antagonista de Bolsonaro, y al mismo tiempo lo mejora, al añadir al beneficio una décimo tercera mensualidad.

EFE.-