Foto/Cortesía.-

Al Dictador de Venezuela Nicolás Maduro, parece que no le ha pegado la crisis, pues cada día se ve más voluminoso, con sus cachetes redondos, gordo y más gordo, pero cómo le va a pegar si su nevera debe estar repleta de comida, porque ellos no hacen colas, no saben lo que es luchar para conseguir comer algo en el día. Mientras más se llenan los bolsillos con el dinero de Venezuela, más muertes hay en el país por hambre.

Venezuela, actualmente vive una terrible crisis económica, social y política, donde el país que una vez fue próspero ha sucumbido por la escasez de alimentos, medicinas, productos de primera necesidad, desempleo, inseguridad, y demás.

A través de varias encuestas realizadas, se ha demostrado que los venezolanos rara vez comen dos veces al día, generalmente es una, lo que ha originado que los índices de desnutrición aumenten considerablemente.

Redacción LNC.-