Foto/Referencial.-

Basta con caminar por el barrio Santa Fe, de Bogotá, para identificar el acento venezolano de decenas de mujeres que ofrecen servicios sexuales a cambio de dinero. O con escuchar a los hombres que promocionan los burdeles de la ciudad destacando no solo a las paisas, caleñas o rolas, sino también a las venezolanas.

Muchas de ellas dejaron sus empleos y familias en Venezuela para dedicarse a vender sus cuerpos en un burdel, algunas por tarifas tan miserables como $3 por cliente.

El incremento de prostitutas venezolanas en la capital colombiana en los últimos años ha llegado a tal punto que una de cada tres mujeres que se dedican a esta actividad proviene del vecino país. Así lo confirmó un estudio realizado por la Secretaría Distrital de la Mujer y el Observatorio de Mujeres y Equidad de Género de Bogotá.

El estudio encuestó entre octubre y diciembre del 2017 a 2,758 personas que se dedican a la prostitución.

El informe es la radiografía más reciente y completa de las mujeres que se dedican a la prostitución en Bogotá y reveló que el 35.7 por ciento son venezolanas, en su mayoría jóvenes entre los 18 y 25 años [el 63 por ciento], y el restante entre los 26 y 35 años.

Fuente: https://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article214862095.html