Foto/Cortesía.

Las 35 organizaciones que forman parte de la Alianza por el Derecho a la Salud (ADESA) en la República Dominicana, denunciaron que por las deficiencias de los hospitales y la negligencia del Gobierno en el año 2017 murieron 2.835 niños y niñas y 188 mujeres embarazadas o recién paridas.

Explicaron que hubo un incremento de la mortalidad infantil de un 9% y materna en un 11% en tan solo un año, colocando a la República Dominicana en el segundo peor índice de salud materno-infantil de América Latina y el Caribe, hecho que califican de grave, doloroso e intolerable en una sociedad que se harta de resaltar que su economía crece a un ritmo del 5% anual.

“Datos del ministerio de Salud Pública consignan que en el año 2017 murieron 2,835 niños y niñas, 270 más que en el 2016 cuando se reportó el fallecimiento de 2,565 infantes, el 80% de ellos neonatos con menos de 28 días de nacidos. Cada mes perdieron la vida 236 niños, es decir 7.8 fallecimientos infantiles por día”, precisó la ADESA durante una rueda de prensa realizada en la Maternidad Nuestra Señora de La Altagracia.

Fuente: hoy.com.do