Foto/ Cortesía.

El futuro del acuerdo nuclear con Irán pende de un hilo desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca. Los otros países firmantes temen que el presidente estadounidense lo haga saltar por los aires, pero Trump podría seguir otra estrategia.

 El pacto pretende evitar que Irán fabrique una bomba atómica y a cambio se compromete a levantar las sanciones impuestas a la República Islámica. Fue suscrito en 2015, tras años de negociaciones, por Irán, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia, China y Alemania. Pero para muchos republicanos del partido de Trump es un pacto insuficiente, una piedra en el zapato.
Fuente: DLA.-