Ubicado entre imponentes volcanes, el lago de Atitlán en Guatemala es descrito como uno de los lagos más bellos del mundo. Cuatro de los siete biomas de la región centroamericana se encuentran en la región de Atitlán, convirtiéndola en un hotspot para la biodiversidad y en una “gasolinera” natural para las aves migratorias. Sin embargo, aquí y en otras partes del mundo en desarrollo, la falta de oportunidades económicas a menudo lleva a los residentes locales a involucrase en actividades que devalúan los ecosistemas locales para la biodiversidad y para las personas que dependen de ellos para obtener recursos.

Con el fin de proteger estos ecosistemas, en 2014 el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a través de su Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) se asoció con Audubon para lanzar la Iniciativa de Turismo Basado en Aves, un programa que promueve la conservación en América Latina y el Caribe mediante la creación de oportunidades económicas que incentivan la protección de la vida silvestre y los ecosistemas.

Fuente: http://www.elnuevodiario.com.ni/economia/436306-observacion-aves-turismo-que-levanta-vuelo/